Llegan las vacaciones y saltas de alegría, pero ¡boom!, toca la hora de hacer la maleta, y ahí es donde tiemblas. Tu primer impulso es querer llevarte todo tu armario, porque claro, quieres estar perfecto/a durante tus vacaciones. Pero luego, bajas de golpe a la realidad y te das cuenta, que además de imposible, la compañía aérea tiene unas normas respecto al peso permitido y si no las cumples, te tocará pagar un suplemento.

 

Te pones firme y empiezas a escoger todo lo que piensas ponerte en tu destino de viaje, y a meter todo en tu equipaje. De repente, te das cuenta que algo no va bien. ¡No cierra de ningún modo! 

 

                        maleta imposible de cerrar

 

Te preguntas frustrado/a, qué has hecho mal, y comienzas a ponerte nervioso/a porque sí o sí, quieres llevarte todo lo elegido. Sin embargo, sabes que debes de empezar a filtrar y que alguna prenda o dos, e incluso, tres deberán de quedarse en casa si quieres que tu maleta pueda cerrarse correctamente. Resoplas, miras a tu maleta medio cerrada, que parece que va a explotar de un momento a otro, y piensas… creo que tengo que empezar de nuevo.

 

Correcto.

 

Pero, ¿cómo hacer la maleta perfecta? Por eso, no te preocupes. Aquí te vamos a dar unas recomendaciones, que irán muy bien para conseguirlo. Sin embargo, desde Insolit Viatges también te instamos a que nos preguntes sobre qué clase de equipaje (mochila, maleta rígida, bolsa de viaje, maleta semi rígida…) deberías llevar, teniendo en cuenta el tipo de transporte que utilizarás para llegar a tu destino o durante tu ruta de viaje. Nosotros estaremos encantados de poder ayudarte a aclarar tus dudas sobre este tema en particular.

 

Y sin más dilación, ahora toma nota de nuestros consejos, que esperamos te sean de gran ayuda.

 

  • Crea una lista

 

Lo primero de todo, antes de comenzar a meter ropa y más ropa como unos posesos en la maleta, os aconsejamos que hagáis una lista con todo aquello que “realmente” vais a necesitar. No debéis de olvidar que no es lo mismo irse de vacaciones a un destino de verano como a uno de invierno. En estos casos, parad un momento y pensad: ¿qué tipo de actividades voy a hacer una vez allí?, ¿es un país con costumbres diferentes a las nuestras?, ¿puede haber posibles cambios de temperatura?, ¿son económicas las prendas donde voy? Esta última pregunta es porque también podríais comprar en vuestro destino parte de vuestro vestuario. Hay destino donde se pueden encontrar grandes gangas...

 

Una vez aclarados estos temas, podéis empezar a crear la lista, anotando lo fundamental y necesario para llevaros, siempre teniendo en mente, lo que de verdad vais a hacer en vuestras vacaciones, como por ejemplo, playa todo el día, senderismo, de compras o de copas, etc…

 

  • Haz criba a lo grande

 

Ya has elegido la ropa, zapatos y demás complementos que quieres llevar. Llegado a este punto, te aconsejamos que lo dispongas todo ordenado sobre la cama para que puedas ver lo que realmente va a abultar, y así, ir descartando lo que de verdad no vas a necesitar (y sabemos de buena mano, que será así…), como por ejemplo, las prendas y/o complementos que no encajan en la combinación, pueden ser las primeras en descartarse.

 

Dependiendo de los días que tengas de vacaciones, (no es lo mismo una semana o dos, que una escapadita de fin de semana), comienza a escoger todas aquellas prendas, que combinadas entre sí podrás ponerte en distintas situaciones o contextos. Sobre todo y ante todo, sed prácticos/as; no pasa nada con repetir algún día (eso, sí, si no hay ningún lamparón en la ropa, claro). Esto os ahorrará espacio y peso en vuestra equipaje. Además, no olvidéis de echar algún pañuelo para cubriros la cabeza (en el caso de las chicas), y prendas algo más “cautelosas” si vais a viajar a un país más conservador que el nuestro, más que nada, por educación y deferencia.

 

  • Hora de los zapatos

 

Siempre teniendo en cuenta el tipo de viaje que vayáis a hacer, os recomendamos un par de zapatos cómodos, y otro par de recambio, por si sufrís algún tipo de percance (se mojan o se rompen). Si vais a tener algún evento elegante, echad a la maleta un par de más de etiqueta.

 

Y, ¿cómo los pongo en la maleta?, os estaréis preguntando. Sencillo: meted cada zapato en una bolsa por separado y, ¡atención!, aquí viene un truco: utilizad el hueco de los zapatos para meter calcetines, algún cinturón enrollado, ropa interior, complementos de tamaño pequeño… Os sorprenderán esos huecos ahora aprovechables, que antes ni sabíais que existían. ¡Ah! Y no olvidéis de que en la maleta deberéis de ponerlos en posición enfrentada, cerca de las ruedas, o bien, en los huecos que vayan quedando en ella. 

 

  • Enrolla, dobla y vencerás

 

Si veis que os abultan mucho las prendas que vais metiendo en la maleta, un buen consejo para que no lo hagan, es enrollar las camisetas o doblarlas hasta dejarlas como un rectángulo (si escogéis este segundo método, deberán de ponerse en vertical en la maleta). Es un buen modo de reducir espacio, y además, podréis ver de un vistazo cuál es cuál y así elegir la que más os guste para la ocasión.

 

En el caso de los pantalones, es buena opción ponerlos los primeros en la maleta y doblados de tal manera que ocupen el mismo tamaño que la maleta. Si metéis más de uno, podéis ponerlos a la inversa, es decir, uno con la cintura a la derecha de la maleta y el siguiente, con la cintura a la izquierda, para que no abulten tanto.

 

Si aún así, la maleta comienza a tener un aspecto de “imposible de cerrar”, podéis optar por las bolsas de vacío, que comprimirán el grosor de las prendas al máximo hasta un tamaño bastante reducido. Podréis encontrarlas en una gran superficie de artículos de deporte.

 

  • El neceser, ese gran misterio

 

No es necesario que os llevéis un súper neceser, sino, sólo lo imprescindible. Además, recordad las nuevas normas de las compañías aéreas respecto al tamaño de los botes. Teniendo en cuenta esto (el máximo es de 100ml.), un consejo que os damos es meter en botes pequeños de ese tamaño, que podéis comprar en cualquier bazar de los chinos, y rellenar con el gel, champú, acondicionador, crema hidratante, maquillaje… También en los supermercados hay ya lacas, espumas, gominas, etc., con el tamaño reducido para estos casos.

 

Y el truco es meter todo en bolsas con auto cierre; además, de dejar todo a la vista por si os paran en el aeropuerto y tenéis que enseñar la maleta, evitará los posibles derrames sobre vuestra ropa

 

  • Evitad los “por si acaso”

 

Ya sabemos que os gustaría llevaros el máximo de prendas a vuestro viaje, y que siempre se utiliza el famoso “por si acaso”. No, y mil veces no, os dejéis embaucar por ello; primero, porque casi nunca, y os lo podemos asegurar, os pondréis esas prendas de más, que habéis metido en la maleta por dicho impulso. Y segundo, como siempre me dice una persona muy cercana a mí, que sufría mis pesadas maletas en el pasado, el “por si acaso” pesa mucho, mucho, y no sirve en absoluto cargar de más.

 

  • Lo que abulta más, encima

 

Poneros el día del viaje, lo que creáis que abulta más en la maleta (abrigo, chaqueta, botas, ese par de pantalones de más, que no entra ni por asomo en la maleta ya…). De este modo, evitaréis ponerlo dentro y el espacio que pudieran ocupar estas prendas se lo cederán al resto.

 

 

Y hasta aquí nuestros consejos y trucos para hacer esa maleta algo más perfecta que la de las anteriores vacaciones. Esperamos que os haya servido de ayuda y guía. Nuestra intención así ha sido. ¡¡Buenas vacaciones!!

 

                            maleta de vacaciones

¿Te ha gustado el Post? ¡Compártelo!

Comentarios