Japón es un país muy arraigado a sus costumbres y tradiciones, y una de ellas, de la que hablaremos hoy, es la ceremonia del té, que es japonés se llama chanoyu, aunque también es conocida como el “camino del té”, chado o sado. Es una costumbre social muy extendida por el país, con una estética muy singular que la convierte automáticamente en diferente a cualquier otra; incluso, dependiendo de donde nos encontremos se realizará de una manera o de otra.

El té más utilizado para la ceremonia es el té verde en polvo, conocido como matcha, con un gran poder refrescante, de sabor suave y de un bonito color jade. El objetivo de la ceremonia del té es el del budismo zen –vivir el momento–, y todo el ritual se prepara para que los sentidos se concentren en ello, para que uno participe plenamente en la ceremonia y no se distraiga pensando en cosas mundanas.

 

El paso a paso de la ceremonia

Una ceremonia del té formal y completa dura unas 4 horas y consta de 4 fases. Sin embargo, muchas veces se limita a la última fase llamada usucha, que dura alrededor de una hora. A continuación os detallamos las distintas fases de esta milenaria ceremonia:

 

  • 1)  Antes de entrar en la sala de ceremonias, se realiza un ritual de limpieza de las manos y boca con agua. Tras ello, se va entrando a la sala, y cada invitado se arrodilla ante la capilla y hace una reverencia respetuosa. Cuando todos los invitados han presentado sus respetos, se sirve la kaiseki finalizando con dulces a modo de postre.

 

  • 2)  el naka-dachi, o pausa intermedia. Cuando el maestro de ceremonia lo indica, los invitados se retiran para realizar una pausa sentándose en unos bancos que se encuentran en un jardín interior alrededor de la casa del té.

 

  • 3)  el goza-iri es la fase principal en la que se sirve un tipo de té espeso. Esta fase comienza cuando el anfitrión hace sonar, 5 o 7 veces un gong de metal. Esta es la señal que indica a los invitados que deben regresar para continuar con la ceremonia del té. Pero antes, deben realizar las pertinentes abluciones purificadoras en el recipiente de agua fresca. Tras ello, vuelven a entrar a la sala donde el maestro los está esperando.

 

La sala se llena de luz gracias a la retirada de las persianas que cubrían las ventanas. En el sitio que está establecido para ello ya están colocados los recipientes para el agua y el té a la espera de ser utilizados. A continuación, el maestro de ceremonias vuelve a entrar, llevando en sus manos la tetera, con el agitador de bambú dentro y el cucharón de bambú encima.

 

Los invitados admiran el adorno floral y la tetera. El maestro se retira para realizar los preparativos en otra sala regresando con el agua sobrante, la cuchara y el soporte para la tetera. Seguidamente, limpia el recipiente del té y el cucharón con un paño especial y enjuaga el agitador en el cuenco del té, después de verter en éste agua caliente del recipiente colocado al fuego. Luego, vierte esta agua en el recipiente destinado a ello y limpia el cuenco con el chakin o paño de hilo.

 

                  maestra de ceremonia del té

 

El maestro de ceremonias levanta el cucharón y el recipiente del té y coloca el matcha (3 cucharadas por invitado) en el cuenco; a continuación, llena el cucharón de agua caliente, que toma del recipiente colocado al fuego, vierte un tercio del agua en el cuenco y devuelve el resto al recipiente. Luego, agita la mezcla con el agitador de bambú, hasta que adquiere un aspecto y consistencia similar a una sopa de guisantes espesa. La mezcla se llama koicha

 

Un dato interesante es que el matcha utilizado está hecho de hojas jóvenes de plantas con una antigüedad de más de 20 años, incluso pudiendo ser de hasta un máximo de 70 años. 

 

Seguidamente el maestro de ceremonias coloca el cuenco en su lugar correcto cerca del brasero y el invitado principal se desplaza para tomar el cuenco. Este hace una inclinación a los demás y coloca el cuenco en la palma de su mano izquierda. Toma un sorbo, alaba su sabor y toma otros 2 o más sorbos. Luego limpia la parte del borde que ha tocado con los labios, sirviéndose de una de las servilletas de papel o kaishi, y pasa el cuenco al invitado siguiente que repite las operaciones del invitado principal. El cuenco va pasando sucesivamente de un invitado a otro hasta que todos han bebido su parte del té y se le devuelve al maestro de ceremonias.

 

  • 4)  Usucha, la última fase de la ceremonia del té. El matcha utilizado en esta fase está hecho de hojas jóvenes de plantas que pueden tener entre tres y quince años de edad. Esto produce que la mezcla que se obtiene tiene una consistencia espumosa. El procedimiento y las normas son las mismas que se rigen en la fase anterior, pero con unas pequeñas diferencias:

 

  • a) el té se prepara individualmente para cada uno de los invitados con 2 cucharadas y media de matcha. Cada invitado no dará varios sorbos a su té, sino que beberá el cuenco entero.

 

  • b) cada invitado deberá limpiar con sus dedos la parte de su cuenco que ha tocado con sus labios y posteriormente, limpiar sus dedos con el kaishi.

 

El maestro de ceremonias saca todos los utensilios de la sala y realiza una reverencia en silencio a todos los invitados, indicando que ha finalizado la ceremonia. Después, los invitados abandonan la sukiya, seguidos por la mirada del maestro de ceremonia. 

 

 

Lo elemental para una ceremonia del té

 

Existen varios elementos que no pueden faltar en una ceremonia del té, desde los utensilios y el lugar donde se realiza, pasando por la vestimenta a llevar. A continuación os detallamos estos puntos:

 

  • 1) La sukiya  o casa de té

 

Se puede celebrar en casa, pero es costumbre el llevarla a cabo en un lugar especial para ello, que se llama sukiya. Consiste en una sala de ceremonias, una para los preparativos, otra de espera y un camino de acceso (roji) flanqueado por un jardín, que acaba en la puerta de la casa de té. Dicho edificio suele estar situado en una zona arbolada.

 

  • 2) Utensilios

 

Los utensilios son el cha-wan (tetera), el cha-ire (recipiente para el té), el cha-sen (agitador especial de bambú) y la cha-shaku (cucharón de servir de bambú). Estos utensilios suelen ser valiosos objetos artísticos, y muchos de ellos suelen pasar de generación en generación.

 

                    utensilios ceremonia del té

 

  • 3) Ropas y ornamentos

 

En cuanto al vestuario, es preferible elegir los colores poco llamativos. Cuando se trata de ceremonias formales, los hombres llevan kimonos de seda de colores lisos, con los blasones de la familia y los tradicionales calcetines blancos. Los invitados deben traer un pequeño abanico plegable y unas cuantas servilletas de papel pequeñas, cada uno.

 

 

Tras leer este artículo, estamos seguros de que ya estáis preparados para asistir a una ceremonia del té como auténticos japoneses. Y para todos aquellos interesados en sumergirse en esta interesante experiencia, os animamos a que visitéis Japón. Además, os garantizamos que podréis asistir a una ceremonia del auténtica, porque en los viajes en grupo a Japón y en los viajes en tren a Japón en Insolit, siempre incluimos la ceremonia del té. Sayonara, viajeros!!

¿Te ha gustado el Post? ¡Compártelo!

Comentarios