Viaje realizado por María José entre el 6 y el 18 de septiembre de 2011.

 

Viaje pensado para los que queréis visitar “otra” India totalmente fuera de los circuitos turísticos más habituales. Una India muy desconocida todavía a los ojos de muchos. El motivo principal del viaje era acercarme a la región de Ladakh, que recomiendo añadir como una extensión al viaje más tradicional al Rhajastan. Ideal para los amantes de la montaña, la aventura y los grandes espacios.

 

6 de septiembre

 

Me esperan dos vuelos hasta que aterrice en Delhi: el primero hasta Doha (capital de Qatar) y desde allí otro más cortito hasta Delhi. Vuelo con Qatar Airways, una compañía de primera en cuanto a servicios a bordo se refiere en la clase turista: menú y vinos a elegir, películas, música y todo tipo de entretenimientos. La verdad es que es un plus para que el vuelo sea mucho más llevadero!! 

 

7 de septiembre

 

Llego a Delhi temprano por la mañana. Un nuevo aeropuerto modernísimo me da la bienvenida. No puedo creer lo que mis ojos ven!!! Muy occidental, muy limpio y muy ordenado, por unos momentos esto no parece India! Pero en cuanto he salido a la calle y he sentido el aire caliente, he recordado perfectamente dónde estaba. Me ha venido a buscar Rashesh, un chófer muy profesional y simpático que me recoge y me lleva directamente a casa de mi corresponsal, donde me estaban esperando para desayunar.

 

En esta ocasión he preferido alojarme con ellos en lugar de un hotel y así nos ponemos al día y me da las últimas recomendaciones antes de salir a Ladakh. Por la tarde nos acercamos a los bazares del Old Delhi, que realmente es una zona para descubrir. Parte del encanto de esta gran ciudad es la cantidad de “imputs” que vas recibiendo: Calles abarrotadas de rickshaws y bicicletas, vendedores ambulantes de las cosas más inverosímiles que puedas imaginar, burros, vacas, autobuses destartalados, puestecitos de comidas, personas desarrollando oficios de todo tipo y totalmente fuera de circulación en Europa desde hace muchos años... Ideal para sentarse en cualquier lugar e ir preparando la cámara de fotos!

 

 

8 de septiembre

 

Esta mañana muy temprano, salí con Rashesh hacia el aeropuerto para volar hacia Leh, ciudad principal de la región de Ladakh y a 1 hora y 20 minutos de Delhi. Ladakh es una zona montañosa: el pequeño Tibet. Esto es otra cara totalmente diferente de India; otro mundo. Estoy a 3500 m. de altitud y es un pueblo muy agradable y tranquilo ideal como base para recorrer esta increíble región y realizar trekkings de diferentes niveles por los valles o simplemente excursiones en 4x4. Estoy rodeada de monasterios tibetanos colgados literalmente en las rocas, pueblecitos perdidos donde prácticamente no llega el turismo, montañas, lagos y valles. Mi estancia durante este viaje en esta zona es de 4 días, pero os recomiendo mínimo 5-6 días para poder disfrutarlo a tope. Después de aterrizar, me esperan para llevarme a mi hotel: Royal Ladakh, con vista a la Shanti Stupa. Muy limpio, buena comida y mejor servicio.

 

Por la mañana intento descansar un rato para poder aclimatarme a la altura y hacia el mediodía salgo a recorrer algunos monasterios y templos cerca de mi hotel, como la Shanti Stupa, que domina la ciudad. Descubro un poco la ciudad paseando por el mercado y contemplando la vida local. Las facciones de los ladakhis son afables pero duras y curtidas por el sol, se nota que la altura y las bajas temperaturas del invierno les pasan factura. Las mujeres llevan largas trenzas, con vestidos tradicionales y suelen ser bajitas, al igual que la mayoría de los hombres.

 

Ya toca cenar y mi estómago ruge, así que recomendada por mi chófer me voy a un restaurante donde voy a probar la especialidad local: la thupcka (una sopa consistente de tallarines y verduras buenísimas) y para rematar con el postre: unos albaricoques confitados deliciosos aunque un poco dulces para mi gusto. ¿Quién dijo que en India adelgazas? :)

 

9 de septiembre

 

Hoy por la mañana. después de desayunar, me recoge el chófer y voy a recorrer pueblos y monasterios de la zona de su mano. Parece que ya estoy más aclimatada a la altura y me noto mucho más en forma que ayer. La temperatura es genial: chaqueta por la mañana y por la noche y durante el mediodía calor con un sol radiante. De hecho, estoy dentro de la mejor época para venir a esta región de India: los meses de julio a septiembre, ya que después empieza la nieve y muchas carreteras y pasos de montañas quedan cortados al tráfico.

 

 

A través de un paisaje de montaña precioso y pequeños pueblos, vamos llegando a los diferentes monasterios: Shey, Thiksey, Spituk… Todos ellos realmente son lugares en los que perderse y donde parece que el tiempo no haya transcurrido. Se respira una paz increíble que invita al descanso y la meditación. Puedes visitar tranquilamente su interior y charlar con los monjes si nos apetece, ya que están encantados de explicarte cosas relativas al templo o la región. Algunos de ellos, como Hemis, está enclavados dentro de un valle, en un asentamiento mágico y son como pequeñas ciudades con alguna tienda en su interior, escuela para los monjes, etc. Estoy encantada de estar aquí y respirar esta paz. Visitar estos Gompa es tener la sensación de que el tiempo no ha transcurrido.

 

Por la tarde, mientras mi guía se dedicaba a tramitarme una serie de permisos que se requieren para recorrer el valle que voy a recorrer mañana y pasado, yo me he acercado a visitar algunos hoteles para conocer de primera mano dónde vais a estar alojados los viajeros de Insolit y así poderos asesorar mejor!

 

10 de septiembre

 

Hoy he salido temprano hacia el mágico valle de Nubra en un 4x4 para hacer un recorrido de 2 dias por la zona. El recorrido es realmente espectacular a través de una carretera de montaña. El viaje es largo, pero nos compensa el paisaje, así que: relájate y disfruta!!! El valle tiene muchísimas zonas para ver en función de los días que le podamos dedicar y si queremos realizar o no algún trekking de varios días, no te lo acabas!!! Si no, también es posible hacer como yo y recorrerlo en 4x4 haciendo diferentes paradas durante la ruta.

 

Yo me dirigí a través del famoso paso de Khardongla, conocido por ser el paso de montaña más alto del mundo a 5.400 metros de altitud. Desde allí, empieza a cambiar radicalmente el paisaje y pasamos del color tostado y la nieve de montañas imposibles a sumergirnos en verdes valles y pueblos prácticamente enclavados en oasis. Nos dirigimos hacia el pueblo de Diskit y desde allí, hasta el pueblecito de Hunder. Casi llegando a Hunder, atravesamos una zona de dunas rodeada de montañas y saltos de agua realmente preciosa. Allí hice un sencillo recorrido a pie de unas 3 horas donde paseamos por las dunas: todo un placer para los sentidos!!! Las condiciones de alojamiento en el valle son sencillas: hostales muy básicos o
bien acampada.

 

 

11 de septiembre

 

Después de desayunar, seguimos atravesando el valle hasta llegar al pueblo de Turtuk, que hace relativamente poco tiempo que se ha abierto al turismo y conserva todo el encanto. Después, salimos de regreso hacia Leh, por otra ruta
más corta.

 

12 de septiembre

 

Hoy salimos en un 4x4 para realizar un viaje largo pero inolvidable, aunque no es nada apto para cardíacos: es la famosa carretera de montaña que une Leh y Manali, situado en la región de Himachal Pradesh. Es un recorrido total de unas 20 horas repartido en 2 largos días en los que atravesé los 3 puertos de montaña más altos de mundo (después de Kardhongla, que lo hice para ir hasta el valle de Nubra) de más de 5000 m. cada uno de ellos. La carretera no está asfaltada en prácticamente ningún punto y es difícil y muy larga, pero nos premia con un paisaje de montaña indescriptible. Este es un recorrido duro, no apto para todos, hay que ir mentalizado y hay que saber confiar plenamente en el buen hacer de nuestros chofers, que ya están acostumbrados a circular por pistas de este tipo…

 

De todas formas, yo escogí hacer esta ruta por su particularidad y paisajes, pero tenemos otras maneras de llegar a Manali y Dharamsala mucho más cómodas, así que podemos elegir! Avión, carretera desde Delhi a gusto de cada cual! Nosotros Vamos atravesando puertos y pequeños pueblos como Sarchu donde nos preguntamos como pueden vivir con esas duras condiciones de altitud y clima. 

 

Lugares donde nos reciben con un chai y entramos en sus tiendas de campaña para protegernos del viento y el sol mientras que el chófer descansa del duro viaje. Por la noche dormimos en el encantador pueblecito de Jispa, en unas tiendas de campaña sencillas.

 

13 de septiembre

 

Hoy nos hicimos el segundo y ultimo tramo de este viaje que une hoy Jispa con la población de Manali, mucho más corto que el de ayer y viendo pueblecitos como Keylong. Justo antes de llegar a Manali atravesamos el duro paso de montaña de Rohtang y finalmente… sí!!! Ahí aparece la ciudad!

 

Manali está enclavada a unos 2000 m. de altitud y es un sitio ideal tantopara los que busquen ambiente local, cultura y templos, como los que queráis actividades al aire libre como trekkings por la zona muy recomendables o escalada.

 

Me alojo en Casa Bella Vista, unos cottages de madera preciosos situados un lugar idílico, pero a la vez muy cerca de la zona antigua de Old Manali, donde podremos respirar todo el ambiente del pueblo. Esta tarde convenía estirar las piernas después de los dos largos dias de coche, así que me he dedicado a recorrer Old Manali deleitándome con los detalles. Y ha sido como retroceder un par de siglos en el tiempo: mujeres tradicionales de la región que nos encontramos: Himachal Pradesh, con unos pañuelos y joyas preciosas adornando su pelo y cara, Viejas casas de madera pintadas de colores tan puros como inimaginables, hombres esquilando ovejas en las puertas de sus casas, cotilleos de barrio en las placitas… Un lugar para perderse unas horas!

 

 

14 de septiembre

 

Esta mañana asistí temprano a una clase de yoga con un yogui muy conocido que vive cerca del centro. Tanto a los aficionados a la práctica del yoga como a los que no, os lo recomiendo. Después me acerqué a la población de Vashist, a unos 15 km. de Manali. Allí hay un templo pequeño muy bonito, donde estuve disfrutando un rato del ambiente y de unas aguas termales que hay junto al templo. También me acerqué a unas cascadas cercanas y a la histórica población de Nagar a unos 20 km. de Manali. El camino pasa por multitud de pequeños pueblos con mucho ambiente local y merece la pena!

 

Para comer…uff! Tenéis que probar la especialidad local: los “momos”, que son unas pequeñas bolas de pasta rellenas de paneer (queso), verduras o carne y después se cuecen o se fríen y se sirven con una salsa buenísima. Además las comí en un
sencillo restaurante muy recomendado y limpísimo, de los que no salen en las guías de viaje!

 

15 de septiembre

 

Hoy dejé Manali para dirigirme a la mística Dharamsala, situado a unas 8 horas de camino. El transcurre por suaves colinas, salpicadas de pequeñas poblaciones de montaña y campos de té. Llegada a Dharamsala y nos dirigimos directamente a la zona de McLeod Ganj, situada en lo alto de una colina, dominando toda la ciudad. A la zona se la conoce como el pequeño Tibet y es la que más lugares de interés tiene: ideal para moverte a pie una vez estés allí. En realidad es un barrio del gobierno tibetano y el exilio del 14th Dalai Lama, que tiene su templo allí, el Tsuglagkhang Complex. Justo al lado tengo mi hotel: Chonor House, un pequeño hotel boutique con todo el encanto tibetano en la decoración, etc. Aprovecho lo que queda de dia para visitar otros hoteles.

 

16 de septiembre

 

Hoy he visitado el templo del Dalai Lama, aunque no estaba presente allí, ya que es muy complicado coincidir con él debido a su agenda. Os recomiendo que el templo lo vayáis a ver con calma como mínimo dos veces: de día y de noche, pues el ambiente cambia totalmente con los monjes recitando mantras o simplemente jugando o hablando entre ellos antes de la cena. Si os apetece, os aconsejo que intentéis entablar conversación con algunos…os aseguro que es sumamente enriquecedor todo lo que se puede llegar a aprender sobre temas relacionados con la religión budista o sobre Dharamsala. También me he acercado al cercano Norbulinga: un centro que intenta preservar las tradiciones tibetanas. Lo mejor es pasear y dejarse llevar por el ambiente místico que rodea la zona.

 

17 de septiembre

 

Esta mañana he aprovechado para ver algún otro templo y el meet-shen-khan (centro de medicina tradicional tibetana y astrología) y después mi chófer me ha llevado al aeropuerto para volar de nuevo a Delhi y encontrarme de nuevo con la vorágine de la ciudad. Allí me han recibido mi chófer en Delhi: Rinku y Ghipis (mi guía), y me han llevado a ver algunos monumentos de Delhi que no suelen estar dentro de lo que son visitas puramente convencionales que se realizan una mañana, como por ejemplo el Lotus Temple (templo que engloba todas las religiones), la mezquita Qutab Minar y los jardines de Lodi, que son preciosos.

 

También me he dado un “homenaje gastronómico” en un restaurante sensacional que me recomendó mi corresponsal. ¡Genial! Es el último día y tocaba hacer una despedida con todas las de la ley. Me despido de Ghipis una vez en el aeropuerto y cojo el vuelo de regreso a España. Hasta la próxima, India!!!

 

¿Te apetece viajar a India?

¿Te ha gustado el Post? ¡Compártelo!

Comentarios