13-3-08

 

Después de nuestro vuelo hasta Paris y las posteriores 8 horas Paris – Delhi llegamos a la India. A pesar de que llegamos pasadas las 12 de la noche y por lo tanto en plena oscuridad, la cantidad de lucecitas que veníamos divisando desde hace rato en el avión hace pensar lo que ya preveíamos, y es que estamos en una urbe gigantesca. Por fin aterrizamos y una vez pasado el control de rigor, nos encontramos con nuestro chófer Buphit  y Johnny que nos reciben como manda la tradición hindú y nos llevan a nuestro hotel a descansar.

 

14-3-08

 

Después del desayuno en el hotel, salimos con nuestro guía local a tener las primeras impresiones de esta inmensa urbe, para lo bueno y para lo malo… Visitamos dos templos preciosos, el mausoleo de Gandhi y damos una vuelta por Connaught Place y un inmenso bazar interior de mas de 400 tiendas que se llama Balik Bazar. También visitamos el templo de Hanumman, dedicado al Dios del mismo hombre con cabeza de mono.

 

La sensación que tenemos al entrar a los templos es una tranquilidad fuera de lo común, aquí pasan muchísimas personas al día, unas a poner ofrendas, otras a meditar, otras a leer textos sagrados, etc. Nos hemos sentado un buen rato en el suelo y hemos observado todo el ambiente que nos rodea, que no tiene desperdicio, como nada en esta ciudad, Aquí conviven la riqueza más deslumbrante con la pobreza mas absoluta…cabras con vacas, monos, palomas etc. claxon de coches, tuk-tuks hambrientos de turistas, carros, motos, y un sinfin de vehículos “no identificados”.  Después de comer nos despedimos de nuestro chófer en la estación de trenes y embarcamos rumbo a Amritsar, cuna de la religión Sijh. 6 horitas de tren nos separan de ella, pero el personal de Indian Railway  ya procura que estemos bastante entretenidos… Es un tren tipo “Shatabdi Express” con a/c, cómodo y en el que no hemos parado de comer y beber durante todo el viaje: que si unos entremeses indios, que si ahora helados, chapatis, arroces, yogures, sopas, zumos… Por fin llegamos a Amritsar a las 22,30h y ya tenemos esperando a Buphit en la estación para llevarnos al hotel, duchita, un poco de Bollywood en la tele y descanso que mañana madrugamos!

 

 

15-3-08

 

Esta mañana nos ha recogido Buphit como siempre puntual para ir hacia el Templo Dorado, la insignia de esta ciudad. El templo esta rodeado de un lago donde se dice que ha muchos peregrinos se les ha curado la lepra debido a sus aguas sagradas.

 

Este lugar nos ha impresionado bastante, así como toda la vida que fluye alrededor. Realmente es un templo social, donde la gente viene a relajarse, a comer y a beber, ya que aquí se da de comer y beber gratuitamente a todo el que se acerca. A cambio la gente ayuda en las tareas de la limpieza, cocina, lavar platos, cocer el pan, etc. , con lo que se forman verdaderas cadenas humanas de gente colaborando en distintas tareas.

 

La ciudad donde nos encontramos ahora pertenece al estado de Punjab, en el norte. Es una ciudad de más de 1 millón de habitantes famosa aparte por su Templo Dorado, por ser la cuna de los Sijh, una religión muy admirada y pacifista que convive a la perfección con el resto de religiones del país.

 

 

Realmente no hemos visto apenas turistas, se nota que nos hemos alejado de la ruta tradicional de Rhajastan. Después de comer estupendamente una barhata en un restaurante local (pan relleno con verduras, queso y especies varias con  un acompañamiento un poco picante para mi gusto, aunque no para el de Paco y Buphit…), hemos visitado unos cuantos hoteles previstos en el itinerario.

 

La “traca” final de la estancia en el PUnjab ha sido esta tarde cuando nos hemos acercado a la frontera con Pakistán para ver el cambio de guardia. Realmente alejado de los estereotipos que nos imaginamos de cómo se realiza un cambio de guardia, éste es un espectáculo de los grandes, perfectamente organizado y controlado. Había cientos de personas sentadas esperando el acontecimiento: a un lado de la frontera los indios y al otro los pakistanís. Como si fueran equipos de fútbol, cada lado animaba a sus guardias y evidentemente amenizado con música India y el colorido de los saris… 

 

16-3-08

 

Esta mañana también hemos salido temprano para hacer por carretera el largo trayecto que nos separa del Bikaner: ciudad famosa por el fuerte que la rodea y los palacios interiores perfectamente conservados. El paisaje que atravesamos pertenece a 2 estados diferentes: el Punjab (de donde venimos) y Rajhastan que es donde nos dirigimos ahora. Pasamos del verde mas absoluto al color arena desértico. Esta tarde también hemos visitado Karni Mata, un templo plagado de ratas sagradas y peculiares donde los haya…

 

 

17-3-08

 

Esta mañana nos hemos dirigido al mercado de Bikaner: lleno de colores y olores. Ha sido una autentica delicia pasear por las calles plagadas de havelis , donde parece que el tiempo no haya transcurrido todavía, Después nos hemos dirigido al fuerte, con un conjunto de palacios realmente espectaculares en su interior.

 

Continuamos nuestro recorrido hacia Jaisalmer, en pleno desierto y como siempre con Buphit nuestro chófer, siempre solicito y haciendo de buen cicerone. Conforme nos acercamos al desierto vemos que los colores de los saris de las mujeres hindús va cambiando de tonos y de adornos, así como sus joyas. Las ciudades que nos encontrábamos ayer, hoy se están convirtiendo en pueblecitos y pequeñas aldeas hechos de paja y abono de vaca, pero hay una cosa que no cambia en India: y es que las sonrisa de la gente siguen siendo igual de blancas y amables!!

 

 

Hoy por la tarde nos hemos acercado hasta Khuri, una pequeña aldea ubicada en pleno desierto del Thar. Desde aquí hacemos una excursión a lomos de un camello para ver la puesta de sol, inolvidable y espectacular.

 

Esta noche hemos decidido hacer un extra de vuelta al hotel en Jaisalmer y hemos cenado una espectacular terraza con  un buffet de lujo repleto de exquisiteces indias…

 

18-3-08

 

Hoy hemos deambulado con nuestro guía por la zona antigua de Jaisalmer, donde esta el fuerte y los havelis. Esta pequeña localidad es muy diferente a lo que hasta ahora habíamos visitado, se respira un ambiente mucho más relajado, ya que la ciudad es mucho mas limpia y hay muchísimo menos trafico.    

                                                    

 

Esta tarde salimos hacia Jodhpur, la ciudad azul. Una ciudad  de arraigadas costumbres que todavía guarda restos de  feudalismo en su tejido social. El fuerte rodea toda la ciudad y desde arriba hay unas vistas  espectaculares. Al bajar al atardecer vamos divisando pequeñas casitas azules lleno de encanto y con un ambiente rural 100%

 

19-3-08

 

Hoy nos dirigimos a Puskhar, una de las ciudades sagradas de la India, con un lago plagado de ghats donde se celebran distintos rituales.

 

La ciudad en si es muy pequeñita y con un ambiente bastante hippie. El encanto reside en su mercado y en el ambiente que se respira en su lago al atardecer, cuando los habitantes y peregrinos acuden a bañarse y a celebrar sus pequeños rituales. Al llegar esta tarde a nuestro hotel hemos visto varios buses locales llenos de cachibaches hasta los topes y después al regresar esta noche al hotel, los mismos buses continuaban aparcados y había muchísima  gente haciendo fogatas, preparando la cena o simplemente  tumbados en una esterilla durmiendo. Buphit nos ha explicado que son peregrinos que vienen de todos partes del país y que hacen miles de kilómetros para llegar a Puskhar y adorar a Bramah , ya que este es el único sitio de la india con un templo dedicado a este Dios. Estas personas vienen y se quedan 2,3,4 días hasta que todos deciden regresar de vuelta a su ciudad, cada día van al templo a adorar a su Dios y hacen su vida alrededor del autobús con su fogata y poco más….Increíble India…

 

23-3-08

 

Hoy nos despedidos de Puskhar y salimos hacia Jaipur, conocida como la ciudad rosa por sus edificios de la zona antigua, pintados de este color. Recorreremos los 200 Kilómetros que nos separan desde Puskhar y nos encontramos una gran ciudad plagada de monos, cabras, vacas, perros, tuks tuks, buses a reventar de gente, bazares por doquier…se nota que es una ciudad bastante comercial por su continuo movimiento de gente y mercancía de todo tipo.

 

Con nuestro guía local, nos vamos hasta la increíble fortaleza de Amber a unos 11 km. de Jaipur. Podemos subir a la cima en elefante o con nuestro conductor. Finalmente decidimos subir con Buphit y nuestro guía. Ya arriba y rodeados de puertas, estancias y murallas increíblemente ornamentadas, es donde el encanto se hace más patente. Después también nos acercamos hasta el palacio de la ciudad y al observatorio astronómico: un lugar curioso y que vale la pena visitar, pues representa el mayor exponente del conocimiento astrológico de la india medieval.

 

Después de comer regresamos al hotel y por la tarde hemos salido a callejear por la multitud de bazares. Aquí podemos encontrar de todo: desde utensilios de cocina y ferretería a tiendas de alimentación con productos curiosos a nuestros ojos occidentales a artesanía de la región.

 

25-3-08

 

El Taj Mahal todavía es mejor de lo que creíamos.  Imponente: parece que te desafía conforme te acercas. Los tonos van cambiando según avanza la mañana… es uno de los lugares más visitados del mundo, pero nosotros quisimos disfrutar un ratito sentados en silencio admirándolo…las fotos nunca le harán justicia…sin palabras.

 

Hoy al mediodía hemos salido en tren rumbo a Haridwar. Esta es otra de las 7 ciudades sagradas en India. Nos encontramos a menos de 100 km. del nacimiento puro del Ganges, en una zona montañosa. Los rituales que se celebran en esta parte del Ganges, además de no encontrar prácticamente viajeros, son espectaculares, aunque con un toque de festividad y color un tanto distinto al que hay en Benarés, otra de las ciudades sagradas. Llegamos por la noche y nuestro chófer ya nos estaba esperando en la estación para llevarnos al hotel.

 

 

 

26-3-08

 

Hoy por la mañana después del desayuno, nos hemos acercado a Risikesh, que es el último pueblo antes de adentrarnos en las montañas del Himalaya. Es un lugar donde se respira un ambiente muy tranquilo y que está plagado de pequeños Ashrams (templetes para alojarse y practicar la meditación y el yoga de la mano de los sacerdotes y gurús). Se respira un ambiente un tanto espiritual y da gusto pasear con total tranquilidad por sus calles.

Por la tarde, hemos paseado por Haridwar. La ciudad está plagada de Shadus, personajes muy respetados en la India tradicional, pues son mendigos por voación y viven exclusivamente de las limosnas que reciben.

El ambiente en los alrededores del río es increíble, plagado de gente bañándose como mero entretenimiento y otros realizando sus oraciones, etc. Después hemos asistido a la ceremonia del Aarti, uno de los momentos cubre de nuestro viaje. El río empieza a llenarse de espectadores como dos horas antes y de vendedores ambulantes que ofrecen todo tipo de mercancías para hacer tu estancia durante la ceremonia mas amena…Conforme anochece empiezan los sacerdotes con sus cánticos y bendiciones, la gente se baña en el río y este se llena de ofrendas florares con incienso que confeccionamos y las dejamos ir que se las lleve poco a poco la corriente…Hay peregrinos que vienen de todas partes de India: Delhi, Bombay, Calcuta…el ambiente te envuelve y vivimos unos momentos inolvidables.

 

 

27-3-08

 

Hoy hacemos nuestro último paseo por Haridwar, antes de emprender el regreso hacia Delhi en coche. Por el camino paramos en algunos pueblos y en algunos Ashrams gigantes antes de llegar a la gran ciudad. Hoy Buphit nos ha llevado a un restaurante local para comer antes de hacer un último recorrido por la ciudad. Nos hemos despedido de él y del personal de la oficina de Delhi…Esperamos volver muy pronto!!!

 

SHUKHRIYA!!!

 

href="http://bit.ly/1qxGSTD">¿También te apetece viajar a la India?

¿Te ha gustado el Post? ¡Compártelo!

Comentarios