Considerado un lugar idílico y virgen gracias al poco impacto del hombre sobre este pequeño rincón del mundo, las islas Seychelles se sitúan en el océano índico. Más de 115 islas forman este archipiélago pero sólo 33 están habitadas. Pese a que su descubrimiento fue anterior, los primeros habitantes no llegaron hasta el s.XVIII.

 

Tierra de piratas en la antigüedad y uno de los lugares más seguros del mundo actualmente, las Seychelles recogen un sinfín de curiosidades y maravillas como el mayor atalón de coral, la presencia de tortugas gigantes o de enormes arboles como el Coco Mer…

 

Tierra de piratas

 

Durante siglos las Seychelles han sido uno de los destinos principales de los piratas para esconder sus tesoros o hallar un refugio. De ahí que aún perduren numerosas leyendas que afirman que estas islas aún esconden tesoros de un valor incalculable como la “cruz ardiente”, una joya hecha de diamantes y rubíes que perteneció al arzobispo de Goa en la antigüedad. Otro claro ejemplo es el tesoro del famoso Olivier le Vasseur, el pirata conocido como el Buitre, del que se dice que podría permanecer escondido en algún lugar de la Bahía de Bel Ombre, en la costa norte de Mahé.

 

 

El mayor atolón de coral del mundo…

 

Se encuentra en la isla de Aldabra. Esta zona submarina posee una superficie de coral mayor que la mayor isla del archipiélago (Mahé).

 

 

Declarada Patrimonio de la Humanidad (UNESCO), esta isla posee además la mayor población de tortugas gigantes del mundo, en total unas 150.000.

 

y refugio de especies en peligro de extinción

 

Las Seychelles conservan varias especies en peligro de extinción como el murciélago de Seychelles (del que apenas quedan 100 ejemplares tan solo en pequeñas cuevas de la Isla Silouette), las ranas enanas (las hembras adultas miden tan solo 11 milímetros) y más de una veintena de raras aves endémicas.

 

20 kilos de semilla

 

El Coco Mer es único en las Seychelles, concretamente en las islas de Praslin y Curieuse. Se trata de un enorme y extravagante árbol tropical que nos da un fruto único: un enorme coco o nuez de color verde que puede llegar a pesar más de 25 kg (el fruto más grande del mundo). No es de extrañar si tenemos en cuenta que las semillas de este peculiar árbol pueden llegar a pesar unos 20 kg.

 

Esta maravilla de la naturaleza que debe su nombre a que antiguamente se pensaba que crecían directamente desde la profundidad del mar.

 

También conocido como el Coco de las Maldivas, durante muchos años fue utilizado como moneda intercambio en el comercio y se le atribuían propiedades medicinales y afrodisíacas. Actualmente la exportación de este fruto está muy controlada y no se ha no se ha comprobado ninguna propiedad farmacológica. Aún así, su imagen es símbolo de las islas Seychelles y aparece en las monedas de 5 rupias.

 

 

100% seguras

 

Seychelles es uno de los pocos lugares del mundo en el que no existe ningún riesgo o peligro natural real. A pesar de la frondosidad de sus bosques tropicales, en éstos no habitan serpientes ni hay arañas venenosas, en sus playas nunca se han visto tiburones carnívoros, ni existe riesgo de contraer malaria, lo que las convierte en uno de los paraísos naturales más seguros del mundo. 

 

María José Aviles

 

 

¿También te apetece viajar a las Seychelles?

¿Te ha gustado el Post? ¡Compártelo!

Comentarios